SÍNTOMAS DE LA TROMBOSIS VENOSA SUPERFICIAL

En la trombosis venosa superficial habitualmente se observa un enrojecimiento o inflamación de la piel a lo largo de una vena que está justo debajo de la piel. Suele ser fácil de identificar y se aprecia hinchazón y calor en la zona. Hay sensibilidad o dolor a lo largo del trayecto de la vena que está justo debajo de la piel, que empeora al presionar. En ocasiones la vena se convierte en un cordón sólido fácilmente visible. 

Si aparecen estos síntomas debe consultar a un médico inmediatamente.