DIAGNÓSTICO DE LA TROMBOSIS VENOSA

¿Cómo confirma el médico que tengo una trombosis venosa?

En el caso de que haya una sospecha de trombosis venosa profunda o superficial, su médico realizará pruebas para confirmar el diagnóstico. Las más utilizadas son las que llamamos pruebas de imagen. Estas pueden ser una ecografía (Ecografía en modo Doppler) o una flebografía. La prueba que se elige habitualmente es la ecografía y sirve para ver el flujo de la sangre. Si hay dudas puede ser necesario hacer una flebografía, que es una prueba que necesita de la inyección de un contraste radiológico por las venas. Las flebografías son cada vez menos utilizadas.

Una vez confirmado el diagnóstico, se empezará tratamiento con fármacos que harán que la sangre coagule menos (fármacos anticoagulantes) para evitar que el trombo se haga más grande, que se pueda romper, y de este modo evitar las complicaciones como la embolia pulmonar, posibles secuelas o que se repita la trombosis. (ver sección Fármacos Anticoagulantes).

Asimismo, su médico además estudiará individualmente su caso y realizará investigaciones para ver si hay factores de riesgo que hayan provocado el desarrollo de trombosis venosa.