EL SÍNDROME POSTROMBÓTICO

La gran mayoría de las trombosis venosas suelen desaparecer sin dejar secuelas si se tratan correctamente. Sin embargo, una vez superadas, algunos pacientes pueden sufrir consecuencias más adelante, como el síndrome postrombóticoo postflebítico. Este síndrome es consecuencia de una hipertensión venosa que se produce porque las válvulas de las piernas dejan de funcionar bien. Suele manifestarse mediante inflamación, cambios en la piel y dolor en la zona afectada de forma prolongada.

El uso de medias de compresión elástica añadida al tratamiento farmacológico de la trombosis venosa profunda no ha demostrado ayudar en la prevención de esta secuela, pero su uso puede ser adecuado para mejorar los síntomas. Nunca se debe olvidar que siempre hay riesgo de volver a padecer un episodio de trombosis venosa si no se corrigen los factores que la produjeron.