Factores desencadenantes

Sí. De hecho, ya en el siglo XIX el médico alemán Rudolph Virchow señaló las tres principales circunstancias implicadas en la trombosis:

  • Circulación de la sangre más lenta de lo normal
  • Daño en la capa interna (endotelio) de los vasos sanguíneos
  • Mayor tendencia para formar coágulos (trombos) o Hipercoagulabilidad

La disminución de la velocidad de la sangre se produce por muchas causas. A veces, algo tan sencillo como estar varios días en cama (en el hospital o en casa) o sin poder moverse tras una fractura o cirugía lo pueden producir. La velocidad de la sangre también puede disminuir durante el embarazo o cuando los vasos están parcial o completamente cerrados por causas tan diversas como la presencia de tumores o cirugías.

Si se produce daño en la pared interna del vaso sanguíneo (endotelio) el organismo lo interpreta como una señal de que debe activarse la coagulación. El endotelio se puede dañar por una herida, cirugía, fracturas, catéteres venosos, etc.

Cuando hablamos de hipercoagulabilidad nos referimos a cambios en las propiedades de la sangre que hacen que tienda a coagular más de lo normal. Este fenómeno tiene muchas causas: factores genéticos como alteraciones de factores de la coagulación (trombofilias), cáncer, embarazo, parto, medicamentos, obesidad, tabaquismo, etc.