Factores de riesgo

En la valoración del riesgo de trombosis, se diferencia el riesgo del propio paciente del riesgo que aparece ante determinadas situaciones o enfermedades:

a) El riesgo del propio paciente incluye factores de riesgo personales, hereditarios o adquiridos, que hacen que una persona tenga una mayor tendencia a desarrollar trombosis: edad, obesidad, historia personal o familiar de trombosis venosa, tabaquismo, alteraciones de nacimiento o adquiridas de proteínas de la coagulación que predisponen a la formación de trombos (trombofilia), embarazo, raza, historia de cáncer, etc.

b) El riesgo que aparece ante determinadas situaciones o enfermedades como son: cirugía, fractura, inmovilización (hospitalización, encamamiento, escayolas, vendajes), cáncer activo, quimoterapia/hormonoterapia, catéteres intravenosos, cesárea, terapia hormonal femenina, pastillas anticonceptivas, viajes de larga duración, enfermedades (infección, enfermedad renal, enfermedad pulmonar, etc.), trastornos autoinmunitarios, técnicas de reproducción asistida, preeclampsia, etc.